EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

8 de marzo de 2011

¿en la UCI por fiebre?

Dicen los medios de comunicación, que han ingresado a Rubalcaba en una UCI para controlar mejor una fiebre debida a una infección urinaria.
Algo falla: no se ingresa a nadie en UCI por una infección de orina, por muy caliente que se ponga uno, sea quien sea.
Una de dos: o nos quieren hacer comulgar con ruedas de molino, los periodistas o el ejecutivo, o es que la jerarquía sí que importa... ¿o era el tamaño? entonces es que Rubalcaba la tiene enorme (la importancia).
 Faltan datos: igual lo que era una infección de orina, se ha generalizado al resto del organismo, convirtiéndose en una septicemia, o el corazón se ha visto afectado... pero una simple infección de orina no puede ser motivo de internamiento en una unidad intensiva, con todas sus máquinas, con todos sus pitidos , todos sus cables y todos sus cuidados: es impensable y desproporcionado.
También pudiera ser por razones de seguridad, eso cuadraría más.
Me planteo otro tema, a resultas de esta noticia: ¿qué hay de la intimidad de las personas? es decir, pese a ser un personaje público, ¿no se merece este señor el derecho a su intimidad? ¿pueden los medios de comunicación, el cuarto poder, elucubrar acerca de las afecciones de los políticos? ¿es correcto, ético, o legal?
Supongo que en breve, tendremos más noticias... ahora, si son ciertas o no, correctas o no, es otro cantar. Escama un poco que ahora esté de moda la salud, o mejor dicho la enfermedad de nuestros políticos; espero que no se usen como moneda de curso, para dar lástima, o que se vea que son humanos llegando la hora electoral, sería usar la enfermedad para hacer una refinada extorsión emocional: ¡cuidado!
Y mientras tanto, desearle una satisfactoria recuperación al Sr. Ministro.