EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

13 de noviembre de 2017

Vecinas y Urgencias

Este es un mensaje para esas vecinas que, vete tú a saber por qué motivo, envían a sus convecinos a los servicios de urgencias, ante el signo o síntoma más banal o insignificante, colapsando estos y perjudicando a los pacientes que de verdad necesitan que dediquemos nuestros cuidados y nuestro esfuerzo.
Me refiero a asuntos tan nimios como un pequeño moratón hecho hace días, una espinilla, una rozadura, etc
Imaginen que desde los servicios de urgencias, devolvemos la pelota, y empezamos a enviar a la vecina, visitas inesperadas, a horas intempestivas, reclamando una taza de harina, o una receta, o ver si va a pasar el aspirador, o ayuda a su niña a hacer los deberes, o saber a qué hora tiende la ropa... el día que contraataquemos, se desatará la batalla épica más gloriosa y floreada del universo....

.

4 de septiembre de 2017

El misterio del silencio,el tiempo, los ombligos, y sus ombligadas...

Sólo para reflexionar,...o no, ustedes mismos.
Con respecto a los silencios hay mil dichos y refranes: "el que calla otorga", "si no tienes nada que decir, mejor que no digas nada", "en boca cerrada no entran moscas", etc.... la copla cambia cuando estás "al otro lado", es decir, cuando estás esperando una respuesta y no llega... por eso ofende tanto el puñetero "silencio administrativo" que se entiende como un "no" rotundo.
Cuando esperas un sonido, un silencio molesta, inquieta y se interpreta como un no (maldita herencia burocrática)...y es que no vemos más que nuestro propio ombligo, nuestra propia realidad,... y nuestra realidad es una moza inquieta que está mirando las manecillas del reloj, o las pequeñas lineas luminiscentes moverse de posición, sin producirse cambios en la espera....
Cuando eres tú quien tienes que dar ese sonido, sigues mirando tu ombligo, sin tiempo tampoco, porque estás "muy liado" con mil cosas, que los demás ni ven ni entienden malditos sean, y vas posponiendo, porque tienes tus prioridades y olvidos, porque eres humano, no eres una máquina, ni perfecto y no puedes perder el tiempo con bobadas.
Luego está cuando esperas ese sonido, pero no dices que lo esperas, porque claro, "no hay más ciego que el que no quiere ver", "ya se sabe o se presupone", o porque no has dicho claro que esperas ese sonido, pero se entiende entre lineas, cuando dijiste: brummm, brummmm....está claro, ¿no?
Siguiendo con el tirabuzón, el que oyó brummm, brummm, está tan tranquilo, porque piensa que te has comprado una moto, y te quiere dejar tranquilo, para que disfrutes de ella, ya si eso, más adelante le dirás algo...qué suerte tienen algunos!!Y anda mi vieja!!, ya tenemos al querido "malentendido" campando por sus respetos....
Si a estas alturas sigues leyendo y quieres resolver este enigma, esta reflexión, ponte una medalla si has entendido lo que he dicho, porque como dicen los sabios: lo he dicho todo y no he dicho nada...jodo qué ralladura, chiguita!
Hace años, un gran tipo que sabe mucho de fauna internauta, dejó caer "un Gila": un "alguien ha matado a alguien" y el hábitat se revolucionó, se lió parda, por un lado salieron mil asesinos, por otro miles de difuntos y el doble de familiares de estos (salió hasta la novia del bautizo, o algo así). Cuando le pregunté por qué había hecho eso, me respondió que era muy saludable, de vez en cuando, poner a trabajar a los "amiguitos invisibles": la conciencia, la culpa, el remordimiento y los pensamientos...él sólo introdujo una frase corta, del estilo: "has sido tú" o "háztelo mirar" o "lo se todo"... y se generaron megas y megas de ponzoña digital.
No me mola usar esa estrategia, tan habitual últimamente en redes sociales, porque hace que se solivianten las masas, se pone a ventilar la porquería , suele salpicar y es un poco pesado de limpiar....
Como ya tengo más de cuarenta, he perdido un poco mi reflejo termométrico de madre en el dorso de la mano, pero he ganado en paciencia para gestionar mejor el tiempo: tengo esa capacidad!!!
Así que directamente no sufro, busco simplificar bastante el tema de silencios, ombligos, entrelineas, tiempos, culpas, culpas, culpas y demás ralladuras mentales... eso sí: tomo decisiones que luego pueda justificar...incluso cambio esas decisiones, porque nada es irremediable, salvo la parca...
No pregunto demasiado, procuro cuidar lo que digo, aunque no lo parezca, intento ni molestar, ni callar, y procuro responder en seguida.
Hoy en día, con las RRSS y las smartcosas, no contestar, preguntar, en resumen, comunicarse,...es muy poco smart.
En cuanto a los amiguitos invisibles, queridos míos, procuren no abusar, que el que escupe hacia arriba, salvo viento fuerte, se va a llevar "salivajo del karma" en toda la cara.