EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

3 de diciembre de 2013

El Tesoro de Lola

Tengo una compañera de trabajo, Lola, una enfermera todoterreno y polvorilla, muy resolutiva y con un sexto sentido fuera de lo normal.
La bella Lola, suele contarle unn cuento a su tesoro: Carmen, para explicarle cómo la tuvieron. Ah! Tampoco nos olvidamos de su princesa, la pequeña Lola, que vino a esa familia desde la barriga de su mamá, pero ese es otro cuento diferente....
Yo pienso que es el cuento más bonito que he oído nunca y creo que os puede interesar, queridos lectores.

MI TESORO

Cuando papá y mamá nos casamos, deseábamos tener hijos, pero la cigüeña no venía y dijimos: “vamos a ir a buscarla”.
Nos enteramos que hay niños que no tienen papás, los cuidan unas personas a las que se llaman cuidadoras, y pensamos: ¿Qué país tenía niñas sin papás y eran las más bonitas?
China: pues a ese país tan bonito vamos a viajar a por nuestra niña.
Escribimos a las autoridades de China diciendo que queríamos una niña muy bonita, que la íbamos a querer mucho, tanto nosotros como toda nuestra familia; la que sería su familia.
Mientras esperábamos que nos contestasen,  mamá se metía en Internet y hablaba con otras familias que también iban a ir a China a por una niña; nos intercambiamos deseos y telas  con las cuales hice un bonito álbum “el álbum de los deseos “ y con los trozos de tela te hice “ la colcha de lo 100 deseos”.
Después de mucho esperar, un día llaman a la puerta y era el cartero con tres fotos tuyas. ¡Qué contentos nos pusimos papá y mamá! ¡Que bonita eras cariño!
Carmen, un tesoro venido del cielo.

Le enseñamos tus fotos a toda la familia, a los amigos, bueno a todo el mundo porque para nosotros eras…… ¡lo que más deseábamos!
Tu habitación ya estaba preparada, nos pusimos a hacer las maletas (las llenamos de cosas todas para ti) y también   llevamos a Goofi, que te quería conocer.
Fuimos a Madrid con el abuelo Goyo y la abuela Carmen, nos llevaron en su coche hasta el aeropuerto en Barajas. Y allí cogimos un avión rumbo a……China, atravesamos todo el continente para ir a por nuestra princesita. ¡Qué viaje tan largo! ¡que nerviosos estábamos! Íbamos a conocer a nuestro pequeño tesoro, Carmen Fuzheng.
En el aeropuerto de Pekín nos esperaba Kati y Juan -los guías que sabían hablar chino y español- ellos nos acompañaron durante nuestro viaje por China.
La mañana del día 13 de marzo estábamos muy contentos y nerviosos.¡te íbamos a conocer!
Esperábamos en una sala cuando se abrió una puerta y apareciste tú en brazos de una cuidadora. Nos miramos papá y mamá y exclamamos: ¡qué niña más bonita!
Tú llorabas,  porque no nos habías visto nunca, incluso cuando te cogimos en nuestros brazos y te decíamos cosas bonitas. Al cabo de un buen rato…..te dormiste……Cuando despertaste, nos miraste y nos echaste una sonrisa preciosa, nunca más volviste a llorar.
Te reías y hacías como rugen los tigres.
Papá rugía como un tigre y tu le contestabas con otro rugido, así os comunicabais.
Mamá te cantaba canciones: la de “Pepito conejo”, “los pollitos “, y tu te quedabas boquiabierta escuchándolas.
Pasamos 7 días en Whuhan luego otros 7 en Pekín y otro en un enorme avión.
Estuvimos 15 días conociendo el país donde tu naciste, hicimos turismo y vimos muchas cosas, la Gran Muralla China , el Palacio Imperial , el Palacio de Verano, la Plaza  de Tiananmen, el Patio Cuadrado, los Callejones, la Pagoda de la Grulla Amarilla,…..
Fueron 15 días maravillosos y estábamos deseando volver a España contigo para que todo el mundo te conociera en persona.
Y por fin llegó el día. Cogimos un avión rumbo a España. El viaje fue un poco largo 18 horas te dormías un rato en los brazos de papá y otro rato en los brazos de mamá.
Al llegar al aeropuerto de Madrid y al abrirse las puertas del aeropuerto allí estaba toda tu familia esperándote y comenzaron a gritar ¡Carmen ¡ ¡Carmen ¡ ¡Carmen!  Tu papá que te llevaba en una mochila te sacó y te cogió la yaya, luego el yayo, los abuelos de Manzanares, los tíos, los primos,……
Todos querían cogerte y muchos lloraban emocionados al verte y decían ¡Que bonita es!
Se me olvidaba que la tía Conchi te compró un ramo de flores precioso.
Tu llorabas a ratitos, pero veías a papá o a mamá y te calmabas pensando……..
ES MI FAMILIA.