EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

11 de mayo de 2013

Un mando a distancia emocional, un botón, en un momento, un pensamiento.


  Puede que algún día te encuentres "emocionalmente saturado", desbordado por las circunstancias, por la vida, por los "runrunes", los pensamientos, por los palos que a veces te sobrevienen.
  No puedes más, pero debes seguir, y el vaso rebosa desde hace ya tiempo, lo que hace que estés todavía más sobrecargado. ¿qué puedes hacer? estás al borde del colapso ¿hay opciones? ¿qué paso tienes que dar ahora? Hay opciones.
Para y piensa un poco. Crees que no puedes, porque no tienes tiempo, porque hay mucho que hacer, porque, porque, porque.....
El día tiene 24 horas y yo te estoy pidiendo un minuto de tu tiempo.
La noria gira demasiado rápida, coge tu mando a distancia emocional: es tuyo; cógelo y dale al botón del cuadrado, al stop.
Para.


Entorna los ojos, léeme. Para, detente un segundo.
Hay aire fresco en el ambiente que te está esperando, que te va a renovar. Cógelo, es tuyo. Abre tus fosas nasales, coge todo el aire que puedas, hincha tu pecho al máximo. Piensa sólo en este momento, en llenarte de este aire nuevo y fresco que te va a liberar hasta el último rincón del tórax. Lo tienes!
Ahora devuélvelo, déjalo ir despacio, que vaya fluyendo por tu boca, por tus labios, muy despacio, para que se vuelva a mezclar con el entorno, déjalo salir .
Que fluya lentamente de ti, suavemente.
En este momento te sientes un poco diferente. ¿necesitas más tiempo? son sólo segundos, puedes permitirte un poco más, no temas, vuelve a hacerlo.
Para, detente, respira.
Ahora toca esto, está bien, necesitas este tiempo para luego poder continuar.
Tus ojos son tuyos, entórnalos las veces que lo necesites. Tus pulmones son tuyos, respira profundo cuanto quieras para relajarte. Tu mando a distancia emocional es tuyo, esos botones los manejas sólo tú y si te detienes, es porque necesitas detenerte, sin culpas ni remordimientos: lo necesitas para continuar después mejor.
Y no lo olvides, cuando estás saturado o saturada emocionalmente, seguro que hay alguien, que tiene un pensamiento para tí, que te coge de la mano y camina contigo y que quiere compartir su vaso con el tuyo, para que te vacíes un poco, igual que cuando tú se lo vaciaste a ella.
No olvides esa mano, no olvides ese paso, coge ese aire fresco, que fluye libre.
Ese aire cargado de frescura que te va a permitir tanto, en tan poco.
Detente, coge fuerza, vive este momento, déjate vivir este ahora, este instante.
Y no olvides que alguien tiene para tí, ese precioso pensamiento.