EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

24 de marzo de 2013

Cuando te enfadas...mira,para y crece.


No estoy sordo, oigo tu enfado, veo tus gritos.... pero no te correspondo del mismo modo.
¿Por qué?, me preguntan:
Que yo no te grite, no quiere decir que no sepa hacerlo o que tenga miedo a gritarte: significa que he pensado que lo que obtengo al hacerlo no merece la pena, que he optado por buscar otro camino, como el del momentáneo silencio, porque mi objetivo es otro.
Si te grito cuando me gritas, el ruido es atronador, ambos perdemos.
 No soy cobarde por no gritar contra ti,  al contrario, tengo más valor, porque guardo silencio pese a todo, pese a mi enfado (que también lo tengo), pese a mi carácter e instinto; tengo más control, porque con todo ese ruido estoy pensando, estoy viendo cómo puedo comunicarme contigo, porque estoy decidiendo dejar nuestro momento para otro rato, aunque tú implores por el ahora.
Así que aquí estamos, frente a frente: como estás elevando la voz, centrado en tus iras, dejándote llevar porque tú eres así, te estás perdiendo toda una estela de detalles que harían que tu ira se disipase. Te pierdes el entorno con tu ejercicio de "yoismo".
 Stop.
Para a pensar cómo es el otro, detente a darle una vuelta sobre qué quieres de él, qué puede querer él de ti y si hay alguna posibilidad de cruzar intereses.
¿la hay?
sigue por ese camino...
¿no la hay?
no has pensado lo suficientemente amplio: sigue pensando, o incluso busca más miradas que te amplíen el radio de pensamiento...
Este método es más difícil, sí, lo se, pero ayuda a construirse, a cambiarse y a gratificarse.
¿te atreves?
adelante, caminemos.