EsParaTraposdePapel

Historias basadas en hechos reales... e irreales.
Cualquier parecido con la realidad, es fruto de la ficción, de la fricción o de la mente mental.
Aquí , a veces, se rompe la netiqueta sobre la ironía, este blog no derrocha ironía... supura ironía.
El resto de reglas de netiqueta, valen.....de momento.
Y si no te gusta, no te nervies, que es para trapos de papel.

12 de diciembre de 2011

Para mi pequeña uva del alma.

Mi pequeña uva del alma, mi querida isleña de cabellos de oro, mi amiga Sandra ha cumplido cuarenta.
La última uvita del más exquisito racimo de la inefable cosecha del 71: la mujer más hermosa con la que he tenido el gusto de vivir tantas y tantas aventuras.
Mi Sandri, que cada vez que viene de su tierra de adopción, regala tanto amor: ese cuerpazo que se viene sobre tí, sonriendo imponente, con esos ojazos como el mar y la gran sonrisa, y enormemente alegre, ..., se viene sobre tí con los brazos abiertos,entregada,y es cuando vaticinas lo que va a pasar:  el abrazo cálido, sincero, fuerte como ella que te llena de energía: "el abrazo de Sandra". Luego, al oído, con voz quebrada, que no sabes ni cómo le sale de la garganta (por la emoción), te dice: "cariñoo, ya estoy aquiii!" y al cabo del tiempo, termina el abrazo y le ves la carita linda, preciosa,  menos los ojos, porque se han llenado de lágrimas todos.
Y así cada navidad, cada vez que nos vemos;cada vez espero ese abrazo, como si fuera nuestra primera vez , cuando volvió de su Palma tras casarse con ese moreno de sonrisa dulce.
Y antes de eso, muchas, muchas vivencias juntas, tantas, y siembre mi pequeña uva, me ha regalado tanto cariño, tantas sonrisas y alguna lágrima ( es que mi uvita se me emociona toda enseguida, seguro que ahora anda con el clínex a moco tendido).
Recuerdo a mi niña, en el Adarraga, nuestro primer partido, con ocho añitos y dos coletas rubias, corriendo juntas, y su sonrisa enorme. Muchos recuerdos banda arriba y banda abajo, mucha defensa, mucho rebote y mucha "indi", mucho reverso, pivote y bloqueo; mucho partido de sábado, partido después contra los chicos, y luego , para rematar, a robar manzanas por las calles de Logroño, para reponer, con Patricia, Blanquita... no doy más pistas (no olvido las Gaunas, no).
Recuerdo el tute de teléfono en Badajoz, las risas, el castigo del "boss",... los líos de pantalones, jajaja, los líos de pantalones; nunca le faltaban a mi pequeña uva, cuando era todavía más pequeña y la de recuerdos que nos ha regalado al racimo a cuenta de ello, mi amiga genial, humilde, diciendo siempre, bah! no era para tanto, y de nuevo ronda de carcajadas; todavía hoy se oye, ya bajito: "cómo liga la asquerosa!!" (cuidadín, que es un asquerosa dicho cariñosamente,y que hay que tener el título de uva para mencionarlo).
Tengo más recuerdos, muchos más, pero me los quedo para nosotras, por nosotras, nuestra intimidad y nuestro cariño... esos los dejaremos para la mitad de siglo, si me lo permites: Los estilismos de pelos, de zapatillas, la maternidad, las fiestas,el corto de cerveza que nos bebíamos todas.... son tantas cosas.
Mi Sandra es el broche que cierra esta camada de cachorras, la del 71, es el humor irónico, es la mujer hecha y derecha, templada, madura. Mi Sandra es la palabra cariñosa, el beso de verdad, la amistad incondicional. La sensación esa que tienes, cuando estás gozando de la mejor compañía y el tiempo parece correr ,como cuando eres niña. Mi Sandra es "San Mateos", la "Cabalgata" y el "roncito a medias", todo mezclado (no agitado). Es el cantar abrazadas, a voz en grito, "en algún lugar de un gran país...." y verla llorar feliz. Y no lloraba por lo mal que canta, que mi uvita no es perfecta, llorábamos las demás porque nos han costado muchas "perras" en el "otorrino", pero lo asumimos, son "gajes del racimo".
Gracias pequeña uva, gracias porque sé que siempre estás, aunque sea lejos, empática como tú sola, y que vives siempre con cada una de nosotras.

Gracias, pequeña uva del alma: Sandra, que te quiero!!